Almacén de temperatura controlada
  • Las medidas de protección contra incendios pueden ser de dos tipos: sistemas de pulverización, con anticongelante para temperaturas inferiores a 0ºC, o sistemas de inertización o reducción de oxígeno en aire. Los sistemas de inertización tienen algún detalle que merece la pena ser comentado:
  • Estos sistemas reducen la riqueza de oxígeno en el aire del 21% normal al 15% (equivalente a estar a unos 3.000m de altitud). Por debajo del 15% de oxígeno en el aire, no se produce fuego.
    • El almacén tiene que ser estanco, la tasa de intercambio de aire n50 (ISO 9972) debe ser igual o inferior a 0,03.
    • Es muy importante que los pasos entre zonas sean lo más pequeños posibles y permanezcan abiertos estrictamente el tiempo necesario para el paso de personas o mercancías. Los sistemas de doble compuerta en los pasos de mercancías ayudan a aumentar el rendimiento de estos equipamientos.
  • Los transelevadores y transportadores encargados del movimiento de las mercancías dentro del almacén estarán adaptados al funcionamiento en frío.

 

    • Los lubricantes y grasas de los motores, ruedas y otros elementos con rozamiento deben ser específicos para la temperatura operativa.
    • La electrónica, en temperaturas por debajo de los 0ºC, si no es posible ubicarla fuera del almacén automático en un ambiente más cálido, deberá colocarse en armarios calefactados y aislados térmicamente.
    • Los sistemas de transmisión y medición han de poder trabajar a la temperatura del almacén.
    • Los motores tienen un rendimiento diferente a temperaturas por debajo de los -5/-10ºC, factor a tener en cuenta en la fase de diseño.
    • En las zonas de paso o en aquellas áreas en las que puedan mezclarse el aire frío del almacén con uno más cálido del exterior, puede ser necesario equipar fotocélulas calefactadas debido a la condensación y formación de hielo.

 

  • Los dispositivos de guiado y de visualización de datos en elementos móviles (por ejemplo AGVs, carros de transporte de paletas o terminales embarcables en carretillas) deben estar preparados para evitar los efectos que se producen al pasar de una zona de temperatura a otra (condensación) sobre sus sistemas de guiado y comunicación.

 

  • Sistemas de control e interfaces con los usuarios. Durante la fase de diseño y en su posterior realización deberá contemplarse la ubicación de los armarios de control y puestos de interface con los usuarios del sistema, idealmente fuera de las zonas de temperaturas más extremas. Si no fuera posible, hay que verificar que estos dispositivos pueden operar correctamente a la temperatura del área en el que se encuentren o dotarlos de medidas protectoras (armarios calefactados para electrónica e informática). Adicionalmente, todos los componentes electrónicos expuestos a bajas temperaturas (fotocélulas de diálogo, básculas, escáneres, displays pick to light o dispositivos pick by voice, embarcables, etc) deberán estar homologados para las condiciones de temperatura operativa.

 

El sistema de gestión del almacén:

  • El SGA o sistema de gestión de almacén tiene en los almacenes de temperatura controlada una función añadida, ha de evitar que la cadena de frío no se interrumpa. Para ello deberá hacer un uso óptimo de todos los equipamientos. Mantener los productos en las zonas más adecuadas de temperatura el máximo de tiempo posible, agilizar los flujos en las zonas de tránsito, buscar la ubicación más adecuada en cuanto a temperatura y llevar un meticuloso control de las fechas de caducidad son tareas vitales en estos entornos.

 

  • En el sector alimenticio específicamente las estrategias de almacenamiento (FIFO), la caducidad, el control de lote y/o la trazabilidad son parámetros  que el SGA debe ser capaz de gestionar adecuadamente.

 

  • Los interfaces con los usuarios, ya sea través de pantallas de datos, sistemas de señalización (pick to light), sistemas de voz o cualquier otra alternativa, deben tener en cuenta las condiciones de trabajo de los operarios en entornos a temperaturas por debajo de los 0ºC. Por ejemplo, el uso de ratones para la gestión de los diálogos o ventanas de entrada de datos en un almacén donde los operarios deben ir equipados con ropa para muy baja temperatura (guantes) puede resultar poco productivo y ergonómicamente incorrecto, el uso de sistemas por voz en áreas próximas a los evaporadores de los sistemas de refrigeración tampoco resultará práctico debido al nivel sonoro del entorno, los terminales de mano para que los operarios realicen operaciones de preparación de pedidos pueden llegar a ser incómodos, tanto de llevar como de manejar, y por lo tanto poco productivos.

 

Los procesos:

  • Como ya se ha comentado anteriormente, hay que mantener la cadena de frío con lo que los procesos deben adoptarse esta directriz. Por ejemplo, para la preparación de pedidos en un almacén por debajo de los 10ºC, la extracción de paletas del almacén a la zona de preparación deberá estar organizada para que ésta permanezca el menor tiempo posible en esta zona si ha de retornar al almacén con el producto sobrante.

 

  • En los almacenes a temperatura controlada, especialmente aquellos en los que se trabaja por debajo de los -10/-15ºC hay que diseñar los procesos para evitar, en la medida de lo posible, que los operarios trabajen en estas zonas ya que ello conlleva un aumento de su productividad.

 

Los operarios:

  • En entornos de congelación, deberán observarse las normativas en cuanto a tiempos de actividad,  tiempos de reposo y horas máximas de actividad. A mayor número de tareas realizadas fuera de los ambientes de temperatura extrema mayor rendimiento de los operarios.

 

  • Es importante que se disponga de armarios o vestuarios cercanos a las zonas operando a bajas temperaturas para que los operarios puedan disponer de las ropas de abrigo necesarias para entrar en las áreas de frío extremo. A determinadas temperaturas sin el equipamiento adecuado las lesiones y daños aparecen muy rápidamente. Este punto es especialmente importante cuando se trata de personal de mantenimiento.

 

  • Las zonas de riesgo por temperaturas extremas deberán estar señalizadas y si es posible con un acceso restringido.

 

Resumen

Los almacenes de temperatura controlada pueden producir importantes ahorros operativos y energéticos, siempre y cuando su diseño, construcción, equipamiento y procesos hayan sido correctamente pensados y realizados. Una coordinación central – socio único – durante todas las fases desde el diseño hasta la puesta en marcha puede ser un factor decisivo dado el número de elementos interrelacionados y dependientes unos de otros.

 

Autor: Oscar Rodríguez, Project Manager, viastore S.A.

 

 

 

Leyendas para imágenes:

Imagen 1:

Diapositiva1

En un entorno como es el de la alimentación, mantener la cadena de frío es un imperativo. Este principio deberá ser observado y tenido en cuenta en todas las fases del diseño y realización del proyecto. Las mercancías deben estar siempre a la temperatura requerida.


Imagen 2:

1. Artículo tecnico Radiografia de un almacen automatico de temperatura controlada del sector alimentacion_Imagen 2_Operario

En almacenes automáticos congelados o refrigerados, la cadena de frío no se puede interrumpir, el flujo de materiales debe ser eficaz y la perfecta trazabilidad de los productos debe estar garantizada.



COLOMBIA
Autopista Bogotá-Medellín Km 2-5 entrando vía parcelas 1, 3 km conjunto industrial AEPI , Cota, Cundinamarca, Colombia.
  (57+1) 898 50 90

PERÚ
Avenida paseo de la República 3905,
piso 1203,
Lima 34. Lima,
Perú.
  (51+1) 221 11 06

SIGANOS EN